La Romería tuvo lugar con menos participación que otros años

  • Redacción,
  • Lunes 15 de Mayo del 2017 | 10:23

La imagen del Cristo Amarrado a la Columna ya se encuentra en la Iglesia del Monasterio de Santa Ana.

Este año el número de fieles que acompañaron al Cristo Amarrado a la Columna en la subida a Santa Ana fue menor de lo habitual, aunque los que decidieron participar pudieron disfrutar de un espléndido día al ser una jornada típicamente primaveral.
La sagrada imagen fue despedida en la Iglesia de Santiago con la tradicional misa, este año celebrada a las 7'30 h. Tras la Eucaristía se dio a besar a los fieles una reliquia de la columna en la que fue azotado Jesucristo. De allí partió hasta la Ermita de San Agustín, acompañada por la Banda de Música de la AJAM.
En San Agustín se iniciaba el ascenso al monte, en esta ocasión acompañado por la Banda de los Armaos, haciendo las habituales paradas en el Hondo del Prado y en El Roalico, donde los romeros tomaban un refrigerio a base de rollicos y pastas tradicionales. Llegaba al Monasterio ya al medio día, donde la Comunidad Franciscana lo recibió celebrando una Misa en el atrio del Convento. A continuación la imagen del Amarrado fue colocada en su capilla de la iglesia franciscana donde permanecerá hasta el Domingo de Ramos del próximo año, cuando vuelva a bajar a Jumilla para participar en la Semana Santa. Aunque este año hará una excepción con motivo del 30º Encuentro Nacional de Cofradías de Semana Santa que tendrá lugar en septiembre en Jumilla.
En la romería no han faltado un año más los caballistas, poniendo una nota de color. Una vez concluida la subida del Cristo montaron su campamento en la explanada de Santa Ana la Vieja.
En ese mismo lugar, el sábado por la tarde tuvo lugar la “III Convivencia de Asociaciones de Vecinos de Jumilla”, compartiendo juegos y picnic.