El Cristo Amarrado ya está en Jumilla

  • Redacción,
  • Lunes 10 de Abril del 2017 | 21:09

La participación multitudinaria, sobre todo de jóvenes, ha hecho que este haya sido uno de los años de mayor participación

Ayer Domingo de Ramos, se repitió una escena que se renueva cada año desde el siglo XIX, que no por ello deja de ser sorprendente, la participación de una multitud acompañando la imagen del Cristo Amarrado a la Columna en su Bajada a Jumilla.
Este año, y el buen día algo tendría que ver, la sagrada imagen salida del taller del murciano Francisco Salzillo, propiedad de la Comunidad Franciscana de Santa Ana del Monte, se recordará como uno de los de mayor participación.
Tras la misa celebrada en el Atrio del Monasterio, y las preceptivas degustaciones de palomas, elaboradas por Cayetano Herrero (fiel seguidor de la tradición comenzada por su padre a mediados del siglo pasado) y de frioleras, aportadas por las hermanas Cruz Vicente, comenzaría la bajada a Jumilla del Amarrado, que permanecerá en nuestra ciudad para participar en las procesiones de Semana Santa y protagonizar el Triduo que se realizará en la Iglesia Mayor de Santiago, santo lugar en el que el Cristo habitará hasta el segundo domingo de mayo.
Por otro lado, por la mañana de ayer tenía lugar otra de las escenas más típicas de nuestra ciudad, la Procesión de las Palmas, que también contó con alta participación, en la recreación de la entrada en Jerusalén de Jesús anunciando la destrucción del templo.
Una imagen matinal llena de rostros infantiles, muchos ilusionados y otros sorprendidos. También momento de re encuentro para muchas personas que a lo largo del año apenas se ven.
El primer acto del fin de semana fue el Vía Crucis del Viernes de Dolores, en el que estuvieron representadas todas las hermandades. Comenzó en la Iglesia Mayor de Santiago y finalizó en la de El Salvador.
Así mismo, el sábado fue uno de los días de gran protagonismo para la Asociación de Tambores y su tamborada de la Burrica, que este año estrenaba itinerario con final en el Jardín del Rey Don Pedro, no ya en la Plaza de Arriba como ha venido teniendo lugar durante una década.